Un lugar ♪ un Café ♫

Una de las pocas cosas que extrañaré de dar clases (seee…eso de la pedagogía no es para mí pero dejaremos eso para otro día 😛 ) es ir a tomarme un cafecito al Trigo Miel de San José Centro, ubicado 100 metros norte del Teatro Nacional.

Aunque no es muy placentero tomar café sola x’D, era muy entretenido estar ahí. El primer día fue toda una perdida porque el sistema era diferente a cualquier otro Trigo Miel con menos afluencia de público…y usaban fichas para atender a la gente xD. La mesera apenas si reaccionó cuando le pregunté “donde están las fichas??” …y medio me señaló el lugar y yo seguí viendo hacia adelante como cualquier equino (no se aceptan ofensas 😛 ) hasta que logré dar con el cosito que tiraba las fichas x’D …siempre me caracteriza mi hermosa despistadez 😀

Como el bus del trabajo llegaba a San José tipo 4:10 pm ps…llegaba tipo 4:30 a la panadería y por lo tanto ya se puede uno imaginar la cantidad de gente: encorbatados que salen a las 3 de la tarde de sus trabajos públicos 😀 , señoras cargadas de bolsas y chiquillos necios dando vueltas a su alrededor pidiendo cuanta cosa rica ven, gringos aticados que llegaban con gorras de New York que comenzaban a mascusear el inglés con las meseras….de fijo gringos que siempre venían a tomarse el yodito de la tarde ^^ .

Asi que, tratando de esquivar semejante cantidad de gente y de ruido, me dispuse a agudizar mi sorda oreja con el fin de escuchar mi numerito que cuando llegó xD …as usual, no sabía que pedir. Pero es taaaan rica la repostería salada, y es taaaan delicioso el pastel de palmito *o* que no me pude resistir y creo que lo primero que pedí fue eso y un cangrejo relleno de queso y jamon, obvio también el cafecito con leche no podía faltar 😀 (si soy jartonaaaa y queee!!!! tan rico que es comer 😀 😀 😀 xD)
Gente llevándose queques, llevándose panes para las casas o trabajos (creo), gente sentándose en las mesitas de todo el local (rayos, lo malo de andar solita es que no hay a quién pedirle que vaya a cuidar una mesa xD)…toda la loquera para que me den el pedido con un vasito vacío o.o’ y un “el café se toma allá” …..cosa que ya había notado mientras hacía fila y podía vinear el local -_-‘

Al llegar por el café es otra odisea poder servírselo, porque la leche caliente y el café están en unos de esos pichelitos incómodos que si están muy llenos todo se riega…pero bueno xD, además hay un hermoso cartel que dice “Favor pagar si se sirve dos veces” xD nadie dice que más de un vivo no pensó que era café con refill….

Lograr tomar asiento y acomodarse es una tragedia espantosa, pero para cuando ya estoy hechándole el azúcar a la tasita de café entonces puedo ponerme a analizar todo el ambiente que rodea el sitio, el tipo de gente sentada, lo que comen, sus expresiones, lo que conversan…la gente pasando por la acera, las meseras, los que atienden.
Hay al menos dos historias interesantes de esas experiencias tomándo café 🙂

  • Un día habían unos 3 amigos (dos hombres y una mujer) conversándo con una de las dependientes sobre un queque que deseaban encargar. Al parecer iban a celebrar un cumpleaños de un amigo y querían que el queque fuera de esos que tienen fotos (comestibles hechas con una máquina especial) y cada postura de foto tenía su costo, más el del queque. Ellos tenían 9 fotos y querian un queque de 3 pisos con 3 fotografías cada uno. Según pude vinear, las fotos eran de esas de grupos de amigos típicas, abrazados en un bar, en una playa, jugando alguna cosa…de esas que todos deberíamos tener. Fue toda una larga conversación de como lo querían, de si se podían acomodar las fotos de cierto modo, de cuánto costaría, de si se podrían acomodar los pisos…hasta que optaron bien por la opción y el monto total se les fue para arriba de lo 30 000 colones.
  • otro día me senté a la par de una pareja que conversaban luego de haberse terminado su café. Él venía vestido de oficina, con traje completo pero ya sin la corbata y el saco colgaba de su mesa. Ella era una señora de lo que la gente diría clase media vestida para hacer mandados en medio de San José. Su conversación no era muy dinámica pues ella pasaba sonrojándose y diciendo una típica frase femenina “nose” mientras él la colmaba hasta las orejas de preguntas filosóficas al mejor modo de ligarsela así como “y porqué usted no se da la oportunidad de conocerme y así decidir si bla bla bla….”…. era para vomitarse pero me hizo gracia porque hace rato no presenciaba algo tan…así 😛

Pero bueno, es interesante observar el comportamiento de la gente, y de paso disfrutar de una excelente taza de café con leche acompañada de repostería salada ^^ .

~Maheba

Leave a Reply